Landalore Cosmética Natural
MENÚ

    620 735 716

landalore@landalore.com

CÓMO COMBATIR LA CELULITIS Y LA FLACIDEZ CON LA COSMÉTICA NATURAL

Ya estamos en primavera y cada vez tenemos días más soleados. Poco a poco nos ponemos ropas más ligeras, y las más valientes se pondrán el bikini en cuanto tengamos un día un poco caluroso. Aunque las mujeres debemos aprender a querernos más y aceptar nuestro propio cuerpo, esto no está reñido con tener hábitos saludables que nos ayuden a sentirnos más a gusto con nosotras mismas.

La celulitis y la flacidez son dos de los alteraciones estéticas que más nos preocupan. Gracias a la cosmética anticelulítica y reafirmante, podemos difuminar bastante los signos de la celulitis y contribuir a que nuestra piel esté más lisa y tersa. Sin embargo, no hay productos milagrosos, y debemos combinar su aplicación con hábitos saludables, como el ejercicio habitual, la aplicación de masajes, una alimentación sana y beber agua en abundancia.

Pero, ¿cuáles son las causas que provocan estos problemas y cómo podemos combatirlos con cosmética natural? Os lo descubrimos en la siguientes líneas.

La celulitis y la indeseable piel de naranja

La celulitis tiene su causa en una alteración de la estructura del tejido adiposo. Este tejido se encuentra justo debajo de la hipodermis, lo que provoca que ésta también sufra modificaciones indeseables. En el proceso de formación de la celulitis, ocurre lo siguiente:

  •   Los adipocitos, que son las células que forman el tejido adiposo, aumentan de tamaño. Los adipocitos acumulan las grasas que no quemamos.

  • Se altera la microcirculación venosa y linfática, lo que provoca éstasis circulatoria (estancamiento de la sangre en una zona del cuerpo) y la creación de edemas (hinchazón causada por la acumulación de líquido en los tejidos).

  • Las fibras de la dermis (como el colágeno) crecen excesivamente y se agrupan formando nódulos. Esto provoca que el tejido tenga un aspecto acolchado (la famosa piel de naranja) y que se sienta dolor en la zona.

Por ello, a la hora de elegir un cosmético anticelulítico debemos buscar productos que reduzcan el volumen corporal, ayudando a quemar las grasas, que activen la circulación y que ayuden a romper los nódulos de fibra. Además, también necesitamos ingredientes que reparen los tejidos dañados.

En la naturaleza podemos encontrar muchas plantas que tienen principios activos que cumplen todos estos criterios, tales como los extractos vegetales de rusco, hiedra, árnica, castaño de indias, vid roja, aceites esenciales de cedro y ciprés. Estas plantas, entre otras, contribuyen a mejorar la circulación venosa y el drenaje linfático. El café, la yerba mate, la nuez de cola, el aceite esencial de limón y algunas algas contienen principios activos lipolíticos (queman las grasas). Los extractos de cola de caballo y la centella asiática son importantes reparadores del tejido.

Qué hacer cuando nuestra piel se vuelve flácida

La flacidez es un problema que afecta a la elasticidad de la piel. Las fibras de colágeno y elastina de la dermis, que forman una malla que mantiene la piel flexible y firme, pierden eficacia. Las causas que provocan la flacidez son las siguientes:

  • Envejecimiento fisiológico. A partir de los 35-40 años la piel comienza a perder elasticidad y aparecen pliegues faciales y corporales.

  • Envejecimiento por la acción solar. La flacidez se agrava cuando hay una exposición excesiva y sin protección adecuada a las radiaciones del sol.

  • Flacidez en abdomen y senos por la incompleta recuperación del embarazo y lactancia.

Por lo tanto, un buen cosmético reafirmante debe ayudar a mejorar la firmeza de la piel, contribuir a renovar el tejido que forma la dermis y activar el metabolismo de las células que fabrican el colágeno y la elastina.

En el reino vegetal podemos encontrar numerosos principios activos que pueden formar parte de los cosméticos reafirmantes. Es el caso del aguacate y la manteca de karité, ricos en fitoesteroles, molécula similar a los estrógenos, cuyos niveles bajan durante la menopausia.

Las algas y los extractos vegetales de cola de caballo, hiedra, mimosa o centella asiática también son muy utilizados como ingredientes por su utilidad en la regeneración del colágeno y elastina. Además, hay muchos aceites que se pueden aplicar mediante masajes y que son ricos en ácidos grasos insaturados, que mejoran la firmeza y elasticidad de la piel, tales como los aceites de sésamo, avellana, argán, rosa mosqueta o macadamia.

Cuando vayamos a comprar cosmética natural anticelulítica y reafirmante, es importante que nos fijemos si entre los ingredientes incluyen estos componentes. La naturaleza nos da todo lo que necesitamos para cuidar nuestra piel, pero recuerda compaginar el cuidado de tu piel con hábitos de vida saludables.

 

Whatsapp Facebook Twitter LinkedIn